Análisis a “Noveno Estudio Nacional De Drogas En Población Escolar”

senda

Respecto al reciente estudio de SENDA (Servicio Nacional de Drogas y Alcohol – Chile), corresponde hacer los siguientes alcances:

Es interesante establecer una conexión entre el nivel socioeconómico del estudiante encuestado y la relación de este factor con su nivel de uso o abuso de las sustancias consultadas (principalmente alcohol, tabaco y marihuana). Además, hay que recordar que en el caso de la marihuana se incluye aquella que es prensada, la cual presenta elevados daños a la salud (por contener hidrocarburos, pegamentos y otros productos volátiles destinados a formar un compuesto compactado con marcados y perjudiciales efectos sicomotores; conocido coloquialmente como “prensado”, “paragua” o “porro”) y un nivel de acceso o dependencia por parte de los menores, bastante alto. Esto, en contraste con el producto directo de una planta de Cannabis, que son sus sumidades floridas (elemento natural usado principalmente como medicina y que en la muestra no se distingue).

SENDA

Según el estudio, hubo ya un primer conflicto con las cifras de colegios particulares pagados. Sin embargo, de igual forma se citan resultados comparativos. En concreto, el mismo estudio menciona que “(…), la cantidad de alumnos encuestados fue de 33.509 pertenecientes a 2068 cursos de 971 establecimientos educacionales, lo que equivale a un porcentaje de logro del 71%. La muestra NO LOGRADA se concentró principalmente en los establecimientos particulares pagados y en la Región Metropolitana, que alcanzó el 56,3% y 60,8%, respectivamente. (…) para cada comuna, se seleccionó un total de 10 cursos para establecimientos particulares subvencionados y municipales, y 15 para los colegios particulares pagados, considerando la experiencia previa que indica que el acceso a esos establecimientos es más COMPLEJO.” Sin hacer alusión a si dicha selección de cursos (tanto de establecimientos municipales, como subvencionados y pagados) fue aleatoria o sistemática. Además de reconocer que la encuesta se realizó de forma inoportuna: “Un 23,5% de los establecimientos NO LOGRADOS fue debido a que se encontraban en TOMA al momento de encuestar (o intentar hacerlo).”

Concentrándonos en los resultados arrojados por la encuesta, podemos apreciar que existe una notable baja en el consumo detabaco, lo que se suma a la baja a nivel nacional. Esto último, como resultado directo de campañas informativas realizadas por elMinisterio de Salud (y no del Interior, al cual se subroga SENDA) que dieron a conocer los verdaderos riesgos asociados al uso de tabaco e informaron al consumidor de forma clara. Cabe destacar que, a diferencia de lo que veremos más adelante, todos los tipos de establecimientos bajaron por igual y en índices muy similares (4,6 % desde 2009).

En relación al consumo de alcohol, los índices aumentan según el nivel (8vo. básico a 4to. medio). “(…) los cuartos medios tienen una prevalencia (52,5% en 2011) casi tres veces mayor a la observada en octavos básicos (18,7%), y que la prevalencia de consumo crece (significativamente) a medida que el nivel aumenta. Respecto a dependencia administrativa del establecimiento, es posible observar que se mantuvieron las brechas entre los 3 tipos de establecimientos. La diferencia de 12,5 puntos porcentuales (a favor de los colegios particulares) observada entre establecimientos particulares pagados y municipales es estadísticamente significativa siendo levemente superior a la observada en el estudio anterior (9,8 puntos porcentuales). Finalmente, en términos generales, tanto por cursos y tipos de establecimientos no se observan variaciones respecto al estudio anterior:

Consumo de alcohol en el 2011, en comparación al año 2009:

Municipales                      : Bajó    1,3% (de 32,9%)

Subvencionados             : Bajó    0,3% (de 35,5%)

Pagados                             : Subió 1,4% (de 42,7%)

Respecto del abuso (5 o más tragos un sábado por la noche):

Municipales                      : Bajó 1,4% (de 10,6%)

Subvencionados              : Bajó 0,6% (de  9,6%)

Pagados                               : Bajó 3,8% (de 10,5%)

Entonces, un mayor nivel socioeconómico se condice con un alto consumo pero un menor abuso, lo que se contradice a su vez con reportajes como el de “Aquí en Vivo” para Meganoticias, llamado “Carrete ABC1″ donde la Directora Francisca Florenzano mencionó lo siguiente: “Nosotros sabemos que el nivel de consumo está directamente relacionado con la disponibilidad de recurso que tengan los jóvenes, emmm… el poder hacer lo que ellos quieran, como por ejemplo tomar en exceso o tomar a cualquier hora; dando vueltas, muchas veces metidos en peleas, tiene que ver con papás que no están eeeh preocupados por sus hijos“)

Link directo:

http://www.meganoticias.cl/embed/?v=bhbzd

 

Declaraciones de SENDA comienzan a los 10 min. 57 seg.

El mismo estudio menciona que “(…) un 54,1% de los estudiantes de colegios particulares pagados ha tenido a lo menos un episodio de embriaguez, lo que contrasta con lo reportado en los establecimientos municipales y subvencionados donde la proporción bordea el 65%. Es decir y en atención a las declaraciones de SENDA (en video sobre reportaje), el nivel de consumo no se encuentra “directamente relacionado con la disponibilidad de recursos que tengan los jóvenes” tal como mencionó su directora.

Finalmente, respecto de la “marihuana” (con los alcances ya realizados en la introducción de este comentario) SENDA propone como motivo de la disminución de la percepción de riesgo “el estancamiento de la desaprobación parental. Hecho que es contradictorio, ya que en relación al “Programa de prevención del 2009”, en promedio ambos padres durante el año 2003 presentaron un 70% de desaprobación, año en que para el consumo de marihuana, los escolares de colegios municipales, subvencionados y pagados presentaron un 13%12,5% y 14,3% (sumando los tres índices para efectos comparativos resulta un39,8%) respectivamente. Mientras que en el año 2007, la desaprobación era de un 75% (promedio de ambos padres) y el estudio de SENDA refleja que para el consumo de marihuana, los escolares de colegios municipales, subvencionados y pagados presentaros un15,3%15,6% y 16,2% (dando un total de 47,1%) respectivamente. “(…) Para (el año) 2011 las declaraciones de consumo de marihuana en octavo básico vuelven a presentar un aumento significativo de 6,5% a un 10,5%, este fenómeno va acompañado de una BRUSCA DISMINUCIÓN de la percepción de riesgo del consumo EXPERIMENTAL de marihuana, cayendo desde 37,6% en 2009 a 24,2% en 2011 y un ESTANCAMIENTO de la DESAPROBACIÓN PARENTAL para el consumo de marihuana (84,3% en 2011).“ Es decir, un 20,7% en municipales, 19,6% en subvencionados y un 14,6% en pagados (54,8% en total).

__________________

  • 2003 : Con un 70% de desaprobación, un 39,8% de escolares presentaron consumo de marihuana.
  • 2007: Con un 75% de desaprobación, un 47,1% de escolares presentaron consumo de marihuana.
  • 2011: Con un 84,3% de desaprobación, un 54,8% de escolares presentaron consumo de marihuana.

Ergo, a mayor desaprobación, mayor consumo.

__________________

En conclusión y tal como sostienen los exponentes de las agrupaciones civiles informadas respecto de la materia. Tanto a nivel general de drogas (alcohol, tabaco, etc.) como específicamente de la Cannabis, el “Servicio Nacional de Drogas, incluyendo al Alcohol” lleva a cabo análisis de dudosa conductividad respecto de las conclusiones que arroja. Es por esto que se evidencian contradicciones que al ojo común, son desapercibidas, pero bajo un prisma riguroso, delatan un conflicto en las políticas adoptadas para combatir tanto el uso como abuso de sustancias en menores de edad. Es claro que la única relación de causalidad, nexo causal o condición sine qua non respecto del abuso de drogas, es la desinformación. Las demás estrategias sólo provocan daños colaterales, sin arrojar mayores soluciones o esenciales cambios en las percepciones.

Fuentes:

El Nelu (@neludie)

WordPress Theme